martes, 5 de julio de 2011

Gota


Las gotas golpean los besos que se derraman en la colcha desordenada; luz y sombra, alegría e incertidumbre. Casi hemos pasado todo el día juntos, cuerpo a cuerpo, mirada a mirada, complicidad con sonrisas. Nos hemos despedido casi en silencio, aceptando la distancia con ojos de arrepentimiento. En la noche suceden extraños equilibrios dentro de la mudez de la alcoba. Vértigo, refugios y cuerpos ardiendo. Aprendimos a tender hilos de plata hacia la luz blanca de la luna porque no teníamos tiempo para vernos vivir.